BRASKEM se asocia con SOJITZ para producir bioMEG y bioMPG a escala industrial a partir de 2025

Biobasados

BRASKEM se asocia con SOJITZ para producir bioMEG y bioMPG a escala industrial a partir de 2025

BRASKEM ya comercializa PE verde, bioplástico que puede utilizarse para fabricar envases en la industria de bienes de consumo, juguetes, contenedores o bolsas.

18 de mayo del 2022

El MEG es materia prima del PET; un insumo fundamental del textil o la fabricación de botellas para bebidas

La petroquímica brasileña BRASKEM y la firma japonesa SOJITZ, dedicada al comercio global, se han asociado para producir y comercializar bioMEG (monoetilenglicol) y bioMPG (monopropilenglicol). Establecerán una empresa conjunta cuyo plan de negocio contempla la construcción de tres unidades industriales, con la puesta en marcha de la primera planta en 2025, aprovechando las oportunidades del mercado y la disponibilidad de materia prima. Con el acuerdo ya firmado, el establecimiento de la empresa conjunta se ha presentado a las autoridades antimonopolio para su aprobación.

La nueva empresa conjunta combinará la experiencia de BRASKEM en la producción y comercialización industrial de productos químicos y plásticos a partir de fuentes renovables con la fuerte presencia de SOJITZ en Asia, región que concentra el 80% del mercado mundial de MEG y donde su consumo registró el mayor crecimiento. ״Estamos uniendo los esfuerzos, la experiencia y las inversiones de las dos empresas que son referencias en sus respectivos segmentos para crear un líder mundial en bioMEG que pueda satisfacer la fuerte demanda del mercado de productos sostenibles y renovables״, ha manifestado Gustavo Sergi, responsable de Especialidades y Químicos Renovables en BRASKEM. ״La asociación entre BRASKEM y SOJITZ marca el avance de la tecnología, desarrollada en escala de demostración con la empresa danesa HALDOR TOPSOE, y lista para la fase de producción comercial con una combinación clara de competencias y recursos para escalar״, ha asegurado el directivo de la multinacional brasileña.

La tecnología de BRASKEM tiene, según la empresa, “el potencial de revolucionar el mercado del sector textil y del PET”.

El MPG se utiliza en una amplia gama de aplicaciones, desde la construcción hasta la cosmética

״Nos complace asociarnos con BRASKEM״, declara desde SOJITZ el director general del departamento de Productos Químicos Básicos, Manabu Endo. ״Promovemos este material sostenible en varias industrias a nivel mundial con nuestras sólidas y amplias redes de mercado. Este es un gran progreso hacia nuestra ambición de fabricar PET 100% de biomasa junto con nuestro proyecto para producir bioparaxileno, otra materia prima de PET, en asociación con socios japoneses״.

El MEG es materia prima para la producción de tereftalato de polietileno (PET), tiene numerosas aplicaciones y es un insumo fundamental en sectores como el textil y el del embalaje, especialmente el de las botellas de bebidas. Actualmente, se produce principalmente a partir de materias primas de origen fósil como la nafta, el gas o el carbón, y su mercado global ronda los 25.000 millones de dólares. Por otro lado, el monopropilenglicol (MPG) es un producto que tiene una amplia gama de aplicaciones desde las resinas de poliéster insaturado (UPR), comúnmente utilizadas en el sector de la construcción, hasta la cosmética.

BRASKEM quiere convertirse en una empresa neutra en carbono en 2050.

BRASKEM ha demostrado ser capaz de convertir azúcar en bioMEG y bioMPG

En 2017, BRASKEM se asoció con HALDOR TOPSOE, un desarrollador y proveedor líder de soluciones y tecnologías para la producción de combustibles y productos químicos energéticamente eficientes para un futuro sostenible. Ambas empresas han demostrado con su innovadora tecnología ser capaces de convertir azúcar en bioMEG y bioMPG a escala de demostración. Como resultado de la cooperación tecnológica entre las dos empresas, las primeras muestras de bioMEG se produjeron en 2020.

״Nos embarcamos en un viaje junto a nuestros socios, combinando la tecnología de HALDOR TOPSOE, la experiencia de SOJITZ y de BRASKEM para lograr nuestro objetivo de ofrecer una solución sostenible con el potencial de revolucionar los mercados de envases textiles y de PET״, señaló Gustavo Sergi. ״La iniciativa también está alineada con la meta establecida por BRASKEM de convertirse en una empresa neutra en carbono para 2050, lo que subraya el compromiso de la empresa con el desarrollo sostenible mediante la producción de químicos renovables״.

BRASKEM también proyecta convertir carbono circular de la atmósfera en plástico, como alternativa al petróleo

Reconocida como la mejor empresa del sector en economía circular durante la pasada edición del Foro Económico Mundial, BRASKEM también ha firmado un Memorando de Entendimiento (MoU) con LUMMUS TECHNOLOGY para avanzar en el desarrollo de una tecnología que producirá etileno verde. Se trata de un proceso que, según BRASKEM, ״tiene potencial para impactar en la producción global de polímeros bajos en carbono y dar forma a la transición energética״.

Como materia prima para fabricar botellas de PET, entre otros sectores, el mercado global del MEG ronda los 25.000 millones de dólares.

Según han avanzado ambas compañías sobre este proyecto del que todavía no se han ofrecido demasiados detalles, ״acelerará el uso de materia prima renovable por parte de la industria química y la lucha contra el cambio climático, convirtiendo el carbono circular de la atmósfera en plástico, constituyendo así una alternativa al petróleo״. LUMMUS es líder mundial en tecnología de producción de etileno. Sus procesos están presentes en más de 120 plantas de etileno en todo el mundo, lo que representa alrededor del 40% de la capacidad mundial de etileno. BRASKEM es actualmente líder mundial en ventas de biopolímeros. Siguiendo una estrategia claramente enfocada hacia la sostenibilidad y la economía circular de los plásticos, la multinacional comercializa desde hace un año productos como el polietileno verde, un bioplástico que ofrece ״una alternativa sostenible al polietileno tradicional, ampliamente utilizado en la fabricación de envases para la industria de bienes de consumo, productos de cuidado e higiene personal, juguetes, contenedores o bolsas״. La multinacional norteamericana se ha puesto como objetivo que más de la mitad de la producción de estos nuevos grados de HDPE, LDPE y LLDPE se vendan en Europa. También lanzaron recientemente al mercado nuevos grados de termoformado bajo su marca Inspire, que amplían el potencial del PP utilizando tecnología de catalizadores sin ftalatos.

Consultar sobre este tema