El consumo de plásticos biobasados se desinfla debido a los altos costes y su dependencia de Asia

Biobasados

El consumo de plásticos biobasados se desinfla debido a los altos costes y su dependencia de Asia

El precio del polietileno y polipropileno biobasado llega a ser tres veces superior al del petroquímico convencional

31 de mayo del 2022

Los plásticos de origen vegetal (biobasados), que en los últimos años han ido ganando peso en Europa con el aumento en las capacidades de producción y el desarrollo de nuevos materiales y productos más respetuosos con el medio ambiente, están sufriendo de manera considerable las consecuencias de la crisis inflacionista y el consumo no está respondiendo como muchos actores esperaban

La inflación, que ha disparado los precios en el arranque del año, y la guerra en Ucrania, que ha encarecido aún más la energía, ha derivado a que cada vez más las empresas busquen alternativas económicas, dejando en un segundo plano su apuesta por materiales sostenibles

“Los proyectos de estos productos ecológicos van más lentos porque debido a la situación económica que tenemos en la actualidad ya no son tan prioritarios”, dijo a P&C un distribuidor de bioplásticos que añadió: “Ahora, el objetivo número uno de las empresas es encontrar material a un precio decente y poder cumplir con la producción”

Además, la mayor parte de la producción de los vegetales utilizados para los plásticos biobasados se concentra en Asia y el aumento en el coste de los fletes marítimos está siendo muy perjudicial para la demanda. “Los costes se han disparado en los bio porque toda la materia prima viene de Asia. A este transporte del producto final hay que añadirle el de la materia prima a las plantas de producción y el de éstas a las instalaciones de manufactura del producto final”, informó una de nuestras fuentes.

Una situación cuya peor parte se está llevando la pequeña y mediana empresa que no pueden competir con los grandes. “Están entrando en acción importantes compañías como PLASBEL o PLÁSTICOS ROMERO, que últimamente se han sumado al papel pionero que asumió SPHERE y que tienen una parte muy importante del mercado de bolsas biobasadas”, expuso uno de nuestros analistas.

En cuanto a precios, el polietileno de origen vegetal (PE-bio) se comercializa en una horquilla de precios que va desde los 4.000, hasta los 9.000 €/Tm., dependiendo de la densidad y el tipo de referencia. 

Por su parte, el polipropileno biobasado puede encontrase en el mercado entre 4.250 y 6.375 €/Tm., si se trata de un PP homopolímero; y desde 4.800 hasta los 7.200 €/Tm., si nos referimos a un PP copolímero. 
Por último, en cuanto al consumo, según nuestros consultados el 90% del mercado bio es extrusión de film sobre todo para la bolsa, mientras que para el sector de inyección encontramos la capsula de café, menaje, tapones, bolígrafos, entre otros.

Consultar sobre este tema