PRECIOS

El precio del ASA baja un 12% en el segundo trimestre y se asemeja al del ABS

14 de junio del 2022

El acrilonitrilo estireno acrilato (ASA), uno de los materiales plásticos más utilizados en la industria automotriz, encadena por tercer mes consecutivo un descenso en su cotización, aproximándose a la del ABS. En concreto, el precio de este termoplástico de ingeniería se ha reducido un 12%, lo que equivale a una media de 400 €/Tm., en el segundo trimestre de 2022, con respecto al primero

Desarrollado como un material similar al ABS, pero con mayor resistencia a la intemperie, el ASA es un termoplástico idóneo para partes exteriores de automóviles, como pueden ser los retrovisores y otras piezas capaces de aguantar condiciones adversas, como aire, lluvia, frío, calor, etc.

Sin duda, se trata de un copolímero con propiedades mecánicas excelentes, cuyo consumo en los últimos meses se ha visto menguado debido principalmente a la crisis automovilística global que vivimos. “La situación real en la industria automovilística es extremadamente tensa», dijo un distribuidor de plásticos técnicos y añadió: “El sector ha caído un 30%”. 

El ASA es idóneo para fabricar piezas exteriores de automóviles, como retrovisores, capaces de aguantar condiciones adversas climáticas

La escasez de chips, los problemas en la cadena de suministro y más recientemente las consecuencias de la guerra en Ucrania, han hundido considerablemente la fabricación de coches y a su vez, el consumo de plásticos de ingeniería como el ASA, el SAN, o el ABS, entre otros.

Los fabricantes de piezas a base de estos materiales han disminuido la demanda por falta de trabajo y en el caso del ASA su cotización ha pasado de fluctuar en el primer trimestre del año entre 3.400 y 3.600 €/Tm., dependiendo de si es coloreado o no, a aproximarse a los 3.000 €/Tm. en el mes junio. 

En concreto, el precio medio del acrilonitrilo estireno acrilato (ASA), variaba en el ecuador del sexto mes del año de entre 3.050 y 3.150 €/Tm., dependiendo de la aplicación. 
Las previsiones en el sector de la automoción no contemplan una ligera mejoría hasta 2023, por lo que los pronósticos de cara a la segunda mitad del año dejan entrever que las tarifas del ASA continúen goteando, hasta que se recupere el equilibrio entre oferta y demanda. “Mientras los pedidos de polímeros técnicos como el ASA sigan bajando, también lo hará su precio, siempre que lo permitan los costes de los monómeros; de lo contrario se recortará la producción y no se fabricará más material hasta nueva orden”, concluyó diciendo un proveedor a P&C.

Consultar sobre este tema