Termoplásticos de gran consumo

El temor a una recesión empieza a cebarse en los precios del polietileno y polipropileno

8 de julio de 2022

El fantasma de una recesión no amedrenta a todos los mercados de termoplásticos de gran consumo por igual. Los precios de PET y poliestireno han comenzado el mes de julio presionados al alza; una tendencia que, aunque tropieza con serios escollos para implantarse, es opuesta a la senda descendente en la que se adentran las tarifas del PVC y socava aún más las de polietileno y polipropileno.

El temor a una recesión en Europa ha ido aumentando en las últimas semanas y el barril de petróleo Brent ha llegado a cotizarse en la primera semana de julio por debajo de 100 $. Varias entidades financieras han advertido que en los próximos meses Europa y EE.UU. entrarán en recesión, a medida que los bancos centrales endurezcan los tipos de interés para combatir la inflación.

CITIGROUP, la mayor entidad de servicios financieros del mundo, pronostica un hundimiento del precio del petróleo Brent a 65 $/barril a finales de 2022 en caso de recesión; y a 45 $ a finales de 2023 si perdura la crisis.

Tras el espejismo que se producirá durante el periodo estival, en el que los turistas se gastarán los ahorros acumulados durante la pandemia en que no han podido viajar durante las vacaciones, el banco japonés NOMURA prevé que el retroceso económico comenzará después del verano y durará un año.

La interrupción de los suministros de gas ruso en Europa y el desplome del euro frente al dólar a mínimos de 20 años, son otros factores que acercan, junto con la altísima inflación, la recesión a Europa.

Los precios del polietileno y polipropileno están cayendo en julio por tercer mes consecutivo, ofreciéndose desde la primera semana de este mes más de 100 €/Tm. más barato que en junio. Los abaratamientos se ajustan a los descensos de los contratos europeos de etileno y propileno de 100 y 120 €/Tm., respectivamente, con respecto a junio.

El precio del polietileno continúa en caída libre; en la primera semana de julio ya ha bajado tanto o más que el contrato del etileno y han surgido ofertas de polietileno de baja densidad y de baja densidad lineal buteno a 1.770 y 1.640 €/Tm., respectivamente.

Otro tanto ha ocurrido en los precios del polipropileno, que han caído en picado en la primera semana de julio, hasta llegar a ofrecerse el homopolímero para inyección a 1.540 €/Tm. en el mercado spot europeo.

La tensión en el periodo de negociación entre vendedores y compradores de poliestireno es palpable, ya que el fuerte incremento de 155 €/Tm. del contrato mensual de estireno en julio ha trastocado la sostenibilidad del sector, ante la imposibilidad de trasladar estos mayores costes al precio final del polímero.

Después de la carrera alcista iniciada hace dos años, los precios del PVC han comenzado a bajar. En plenas negociaciones para fijar los nuevos precios de la resina en julio, la decisión que ha tomado la mayoría de las petroquímicas ha sido limitar el descenso de la tarifa del PVC a la mitad del abaratamiento del etileno, es decir, en torno a 50 €/Tm., y así evitan la pérdida de márgenes.

Los productores de PET han anunciado aumentos de precios de tres dígitos en julio, espoleados por el fuerte incremento del coste del paraxileno, pero hay dudas de que vayan a lograr encarecer la resina, Aunque el pasado día 7 aún no se había acordado el contrato europeo de paraxileno de junio, no se cuestiona un más que probable incremento. Y todo ello cuando han reaparecido ofertas de exportación de PET en China por menos de 1.200 $/Tm. FOB, frente a 1.210-1.220 $/Tm. en la última semana de junio.

••••

En la primera semana completa de julio han empezado a concretarse las tarifas iniciales de polietileno de baja densidad para este mes. La caída de 100 €/Tm. del precio del etileno y una perezosa, aunque expectante demanda, han determinado una bajada generalizada de los precios. La mayor parte de los suministradores han reducido sus tarifas tanto o más que las del monómero, sobre todo en los rangos más altos de precios. Las rebajas registradas hasta el momento han oscilado en general entre los 100-120 €/Tm., si bien se han escuchado algunas en los rangos más altos de precios de entre 150-300 €/Tm., de material europeo y para aplicaciones especiales. Las negociaciones apenas acaban de empezar, aunque se espera que estas fuertes rebajas animen la demanda, pese al temor de los transformadores por la caída del consumo. Los vendedores que han sido consultados confían en que los compradores hayan agotado sus stocks y la demanda comience a despegar significativamente a partir de las próximas semanas. Los compradores, por su parte, están dispuestos a aprovechar la bajada de precios para abastecerse y volver en septiembre tras las vacaciones con algo de stock en sus almacenes. El mes de julio arranca con una amplia disponibilidad de material europeo, mientras que el producto de importación, aunque está llegando, lo está haciendo con bastantes restricciones.  En esta primera semana completa de julio, la cotización media del polietileno de baja densidad se ha mantenido, de momento, entre 1.930-1.980 €/Tm. También se han registrado precios de importación más bajos, que han oscilado entre los 1.900-1.970 €/Tm., así como precios de oportunidad a entre 1.780-1.890 €/Tm. Asimismo se han registrado precios por encima de dicha horquilla, que han oscilado entre los 2.080-2.100 €/Tm.

••••

Las tarifas de polietileno de baja densidad lineal también se han visto presionadas a la baja, tras la bajada del monómero acordada en julio. Los precios, según apuntan distintos actores, han caído entre 80-120 €Tm., dependiendo del tipo y de la disponibilidad de cada uno. Los proveedores de material de importación continuaron informando de una disponibilidad limitada de producto procedente de EE.UU., debido a los problemas logísticos, que aún persisten. “El polietileno de baja densidad lineal procedente de EE. UU está llegando, pero a cuentagotas y estamos respondiendo a nuestros clientes con material en stock y de otra procedencia”, afirma uno de los distribuidores que ha sido consultado, y que añade: “La demanda, en general, está bastante más baja que otros años en este periodo, lo que nos está dando un margen para responder con el material que necesitan nuestros clientes, pese a la demora y restricciones que se están produciendo”. Algunos productores y vendedores de PEBDL se manifiestan poco confiados en que los transformadores vuelvan a reponer notablemente sus existencias antes de finalizar la temporada de verano, debido a un decreciente consumo. No obstante, la mayor parte de los vendedores espera que la demanda aumente con respecto a junio. Aunque la disponibilidad en general ha mejorado con respecto a junio, algunos distribuidores señalan la dificultad de aprovisionamiento de PEBDL hexeno. En esta semana laboral ya se han empezado a registrar algunas rebajas en los distintos tipos de PEBDL. El PEBDL buteno se ha ofrecido a entre 1.750-1.800 €/Tm. y también más caro, a 2.000-2.100 €/Tm. El precio del PEBDL hexeno en los primeros días del mes ha variado entre 1.870-1.900 €/Tm., y más caro para determinadas aplicaciones, oscilando entre 2.000-2.200 €/Tm. El PEBDL octeno se ha cotizado a entre 2.390-2.450 €/Tm. También se han registrado ofertas más económicas, que han oscilado entre 2.080-2.100 €/Tm., y más caras, a entre 2.500 y 3.000 €/Tm. para aplicaciones específicas. Las tarifas de PEBDL metaloceno se han situado en torno a 2.000 €/Tm., por término medio, aunque también se ha ofrecido a 2.140-2.200 €/Tm., en incluso por encima de los 2.500 €/Tm. para aplicaciones especiales. 

••••

A lo largo de la primera semana completa de julio, y sin apenas negociación, el precio del polietileno de alta densidad ha caído de manera significativa. El estancamiento de la demanda, unido al frenazo del consumo, ha llevado al mercado a una situación absolutamente límite y de manera precipitada, que ni los productores más pesimistas intuían. Y es que las caídas de tarifas en julio van a ser superiores a las del monómero sin necesidad de hacer nada de presión. “La caída de precios en estos momentos está en 150 €/Tm. aproximadamente, dependiendo de tipo de PEAD, y vamos a ver como evoluciona el mes con cierres vacacionales de por medio y demás”, dijo una empresa con más de 60 años ofreciendo soluciones para embalaje. Los transformadores que ansiaban precios más bajos en julio empezaron a tomar posiciones, sobre todo aquellos que han llegado al límite de stock y no tienen más remedio que reponer. “Yo he aguantado al límite, por lo que en julio compraré para pasar el verano y volver en septiembre con material para ir tirando”, comentó un comprador habitual de granza y añadió: “Para los que hemos llegado justitos de stock es el momento de comprar, pero sin hacer locuras”. No obstante, en varios sectores, el consumo final se está ralentizando y las previsiones tras la vuelta de vacaciones son inciertas a la par que preocupantes. “En circunstancias normales, en el mes de septiembre puede haber un cierto repunte al alza de los precios, pero la sensación mayoritaria de todo el sector es que viene una crisis bastante gorda para el último cuatrimestre del año”, pronosticó un actor en este mercado. Por lo tanto, en la semana del 4 al 8 de julio, el precio medio del polietileno de alta densidad para extrusión de film era de entre 1.580 y 1.700 €/Tm. En cuanto al PEAD para soplado, la cotización media oscilaba entre 1.595 y 1.745 €/Tm. Por su parte, el polietileno de alta densidad para inyección se vendía a un precio medio de entre 1.625 y 1.775 €/Tm., en función del grado y el proveedor. “Hay una horquilla de precios bastante amplia porque siempre hay cuatro o cinco productores que por norma general mantienen precios más altos que la media, mientras que por la parte baja igual hay algún distribuidor que, por miedo, tira la casa por la ventana porque se lo quiere sacar rápido”, terminó diciendo uno de nuestros consultados.

••••

En la semana del 4 al 8 de julio, las tarifas del polipropileno han caído notablemente, debido a la importante reducción de 120 €/Tm. en el contrato europeo del propileno. Una fuerte bajada que ya se empezó a aplicar al precio del termoplástico y que los actores de la industria pronostican que a lo largo del mes será todavía mayor. “De momento, estamos viendo descensos de precios similares al del monómero, pero pronto veremos bajadas mayores”. Una disminución de las tarifas que empezó a animar a la demanda y que originó las primeras transacciones importantes. “Empieza a notarse un mayor movimiento en la demanda. Julio va a ser un buen periodo de compras porque muchas empresas no tienen stock para muchas alegrías y han apostado todo al séptimo mes del año”, indicó un distribuidor de polímeros. Misma impresión reflejaron los transformadores consultados por esta revista, que han aguantado con lo mínimo para comprar de manera más rentable. “Yo viendo que el precio no es malo y que en agosto se cierra por vacaciones, voy a comprar stock para estar tranquilo y sin agobios hasta mediados de septiembre y verlas venir”. Por lo tanto, tras meses de precios extremadamente altos y de pocas compras, entramos en un periodo donde la oferta se ha vuelto a ajustar a la demanda y la sensación es que ya no hay vuelta atrás. “Estaba claro que la repercusión de la subida de costes produciría una contracción de la demanda”, opinó un experto en la materia que continuó: “Ahora, creo que la tendencia ya es irreversible. Los productores han ganado mucho dinero y los precios solo pueden ir para abajo, ya que todavía queda margen para ajustarlos”. La disponibilidad es extensa y según nuestras fuentes los distribuidores son los que más margen están sacrificando. “Al distribuidor le toca sufrir. Después de no haber sabido nada de ellos durante mucho tiempo, empiezan a llamar, y en este tipo de circunstancias las grandes empresas son bastante frías e insensibles a los problemas del distribuidor”, mencionó una fuente. Por todo ello, en la primera semana completa de julio, el homopolímero rafia se cotizaba por término medio entre 1.480 y 1.520 €/Tm. En cuanto al material para extrusión de film costaba entre 1.640 y 1.700 €/Tm., mientras que el homopolímero para inyección se vendía en nuestro país a un precio de referencia de entre 1.630 y 1.750 €/Tm., en función del grado y el vendedor. El copolímero bloque se negociaba en una horquilla de entre 1.720 y 1.800 €/Tm., y el copolímero random se cotizaba entre 1.750 y 1.885 €/Tm., dependiendo del suministrador y el volumen de compra.

••••

Se confirmaron los peores presagios en el mercado de poliestireno y, contra las previsiones que reinaban entre los diferentes actores durante buena parte de junio, la tendencia de las tarifas en julio vuelve a ser ascendente. Y es que el contrato mensual de estireno para julio se ha cerrado con un alza de 155 €/Tm. con respecto al mes anterior. “Sí que es cierto que el etileno se ha abaratado 100 €/Tm., pero se ha acabado imponiendo el histórico encarecimiento del benceno”, destaca una fuente consultada. Las negociaciones en el sector del polímero se centran, por tanto, en acordar hasta qué punto se trasladará dicho incremento al precio del poliestireno. Desde el lado de las petroquímicas, reconocen extraoficialmente la imposibilidad de repercutir la totalidad de la subida, mientras que los transformadores directamente abogan por mantener las tarifas actuales. “Al final se llegará a un término medio, un alza inferior a los tres dígitos, porque los compradores amenazan con parar su actividad, aunque los fabricantes también advierten de que no pueden asumir más pérdidas de márgenes”, explica un analista al respecto. La demanda, que en la última semana de junio se fortaleció por las precompras, vuelve a debilitarse ante la espera de muchas compañías para saber cuál será el repunte definitivo. La disponibilidad no registra ninguna alteración, y las importaciones no suponen todavía una alternativa sólida para los transformadores españoles. Antes de que finalicen las negociaciones, la cotización del poliestireno de uso general prosigue en el baremo de los 2.540-2.590 €/Tm., siendo la del grado de alto impacto de 2.630-2.680 €/Tm. en la primera semana de julio.

••••

La propuesta de la mayor parte de los suministradores de PVC en la Península Ibérica está siendo la de trasladar únicamente la mitad del abaratamiento de 100 €/Tm. que ha experimentado el etileno en su contrato mensual, en contra del criterio de los transformadores españoles, que abogan por una caída equivalente al 100% de la que ha tenido lugar en el mercado del monómero. “Sí que ha habido un fabricante que ha propuesto bajar 60 €/Tm. la tarifa de la resina, pero la mayoría hemos decidido aplicar una rebaja de 50 €/Tm.”, confirma uno de ellos. Ello dejaría la cotización del PVC en el entorno de los 2.020-2.070 €/Tm. a día 8 de julio. A pesar de la presión que ya desde el inicio de la negociación están ejerciendo los compradores, desde las petroquímicas aseguran que no habrá cesiones, porque la demanda es muy escasa y por tanto no les merece la pena. “Quizás si viene un gran cliente y nos hace un pedido de gran volumen sí que podemos realizar algún descuento, pero como apenas hay consumo no tiene sentido por ahora”, añade una de sus fuentes. El caso es que, a estas alturas, y teniendo en cuenta la incertidumbre provocada por la potencial falta de suministro de gas en Europa en un corto o medio plazo, nadie quiere perder márgenes antes de tiempo. La oferta, por su parte, se ha estabilizado por completo en nuestro país, mientras que las importaciones siguen sin ser significativas, aunque sí que han aumentado los ofrecimientos de cara a septiembre y octubre, con unos precios más atractivos que los actuales.

••••

Aunque algunos productores de PET pudieron contemplar la posibilidad de subir los precios al iniciarse el mes de julio, los condicionantes que vive actualmente el mercado lo dificultan. Los transformadores se resisten a aceptar nuevos encarecimientos, pero los actores del mercado se mantienen precavidos a la espera de ver qué decisiones toman los suministradores europeos. Algunas fuentes informan que ya se están viendo precios 50 €/Tm. más bajos en que junio, en el mercado de compraventas puntuales. “Mi última compra ha sido de un camión completo a 1.750 €/Tm.”, informó a P&C un fabricante de envases de plástico. La mayoría de los agentes consultados por esta revista tienen claro que los precios serán inferiores y que volveremos a cotizaciones de finales del año pasado. “La demanda y consumo de PET han sido en estos últimos meses más estables que los de otros termoplásticos y los transformadores compraron lo que iban necesitando, sin la obligación de apurar sus stocks”, dijo el director de compras de una compañía transformadora y añadió: “En nuestro caso, ya tenemos material desde el mes pasado y esperaremos a la vuelta de vacaciones y final de campaña de bebidas para volver a comprar, confiando en una leve mejoría de precios”. El precio del tereftalato de polietileno en el mercado spot era a comienzos del mes de julio de entre 1.725 y 1.775 €/Tm., dependiendo de la cantidad y el proveedor. En cuanto a las tarifas por contrato, se seguían revisando y todavía se desconocían los ajustes definitivos para suministrarse en el séptimo mes del ejercicio.