KB RECYCLING INDUSTRIES adquiere la valenciana PLÁSTICOS FLOME para introducir una innovadora tecnología de reciclaje en Europa

Vista de la planta de ALKEMY (Cortesía ALKEMY).

PRIMERAS MATERIAS

KB RECYCLING INDUSTRIES adquiere la valenciana PLÁSTICOS FLOME para introducir una innovadora tecnología de reciclaje en Europa

18 de mayo del 2022

KB RECYCLING INDUSTRIES, empresa de tecnología ambiental que opera bajo el nombre de ALKEMY, adquirirá el 100% de las acciones del transformador de plásticos PLASTICOS FLOME SL, con sede en Valencia (España). Con este fin, las empresas han firmado un acuerdo de compraventa de acciones, en una transacción de plena competencia diseñada para permitir que ALKEMY, con sede en Israel, fortalezca aún más su presencia en el mercado europeo.

En contraprestación por la compra de las acciones emitidas y en circulación de FLOME, ALKEMY pagará a los accionistas de la empresa valenciana un importe total de 1,8 millones de euros.

El pasado año, la empresa israelí con base en Beit Shean, en el norte del país, buscó el apoyo de la consultora de reciclaje con sede en Alemania OCEANSIX, con quien firmó un acuerdo de consultoría para cumplir su ambición de ingresar y expandirse en Europa.

La empresa PLASTICOS FLOME, fabricante de embalaje y otras soluciones industriales, cuenta en sus instalaciones con 7 líneas operativas de fabricación al vacío. La compañía, que fue fundada hace más de 40 años, utiliza láminas de plástico como materia prima para la fabricación de bandejas y envases para las industrias automotriz, agrícola y de bebidas, entre otras.

El proceso de ALKEMY permite aprovechar bolsas y láminas de plástico que tradicionalmente no se consideraban económicamente viables para el reciclaje. (Cortesía ALKEMY).

Con la adquisición, FLOME utilizará los productos de ALKEMY (películas y tableros derivados de bolsas de plástico recicladas) como materiales de entrada, lo que permitirá al transformador ofrecer productos más sostenibles. FLOME utilizará las láminas de plástico reciclado de ALKEMY para sus productos actuales, mientras desarrolla otros productos adicionales de valor añadido.

“La adquisición es otro paso en nuestro avance hacia la actividad global, al expandir nuestra cadena de valor y traer nuestra innovadora tecnología de reciclaje de plástico de Israel a Europa”, dijo Ami Krupik, CEO interino de ALKEMY, que añade: “Esperamos que este paso aumente nuestro crecimiento e impulse una colaboración fructífera en el desarrollo de nuevos productos. El equipo de investigación y desarrollo de FLOME ya ha forjado una estrecha relación de trabajo con ALKEMY, y las instalaciones de producción de FLOME son ideales para ciclos cortos de desarrollo de productos y creación de prototipos de investigación y desarrollo”.

PLASTICOS FLOME, que en su fabricación combina distintos materiales, como polietileno, polipropileno, poliuretanos y metal, sufrió una importante caída de más del 33% de sus ventas en 2020, con respecto al año anterior, situándolas en poco más de 2 millones de €, y viéndose constreñida a reducir su plantilla. El 35% de la facturación de la compañía procede de exportaciones a Alemania, Polonia, Rumanía y Reino Unido.

PLÁSTICOS FLOME utilizará las láminas de plástico reciclado de ALKEMY para sus productos actuales (Cortesía ALKEMY).

ALKEMY ha desarrollado un proceso de reciclaje de plástico de un solo paso para bolsas y láminas de plástico que tradicionalmente no se consideraban económicamente viables para el reciclaje. El proceso, que no requiere plantas separadas de reciclaje y producción, incluye tanto el reciclaje, como la fabricación de productos terminados en un solo proceso llamado «residuo a producto». La línea de productos de la empresa se centra actualmente principalmente en la industria de la construcción, aunque la empresa está trabajando para ampliar la gama de aplicaciones del producto.

El reciclado de los productos plásticos, aunque es una tarea gratificante y necesaria a nivel global, es insuficiente, ya que apenas el 9% del volumen total es efectivamente reutilizado, porque el resto es “sucio” y cuesta demasiado dinero tratarlo. Sin embargo, ALKEMY, que fue fundada en 2016, salió al mercado con una innovación tecnológica que pretende poner fin a este problema, el de reciclar los plásticos que nadie quiere reciclar.

El proceso de reciclado en la planta de ALKEMY en Beit Shean empieza con desechos post-consumo domésticos y también de la agricultura, adonde el plástico es un elemento clave para la producción de varios tipos de vegetales. Las montañas de bolsas y envoltorios de comidas -entre los más comunes desechos de este tipo- se convierten en fardos compactados que pueden incluir un 50% de plásticos “puros” y otro tanto de materiales no reciclables. Una vez que entran las balas de residuos en la planta, comienza el proceso automático y computarizado de lavado y desmenuzado y un sistema de centrifugado que separa los elementos contaminantes. El plástico limpio pasa luego a un equipo de secado. Al finalizar el recorrido por las maquinarias de lavado y secado, el plástico limpio es homogeneizado, controlado y convertido en membranas para la industria de la construcción.

Consultar sobre este tema