La baja disponibilidad de residuos plásticos pone en peligro los objetivos de la UE

Biobasados

La baja disponibilidad de residuos plásticos pone en peligro los objetivos de la UE

Lo advierte PRE en un comunicado y el sector español coincide

16 de junio del 2022

Los recicladores plásticos europeos han advertido que la falta de disponibilidad de residuos plásticos clasificados puede ralentizar la transición hacia una circularidad plástica total. En España, fuentes del sector consultadas por Plasturgia Sostenible, confirman la situación a nivel nacional. “Es imprescindible una estructura robusta de clasificación y recolección para garantizar un suministro estable de materias primas a los recicladores europeos”, ha señalado el presidente de PRE, Tom Emans.

Europa recicla algo menos de un tercio de los residuos plásticos que se recogen. Alrededor de 21 millones de Tms. de desechos plásticos se incineran o depositan en vertederos.

“Es imprescindible una estructura robusta de clasificación y recolección”

Solo en 2020, la industria europea del reciclaje plástico invirtió 1.500 millones de euros para aumentar en 1,1 millones de Tms. su capacidad de producción instalada con respecto al año anterior. Desde 2017, la cifra de inversión asciende hasta los 4.900 millones de euros. Los datos demuestran, además del compromiso del sector, el impulso que han supuesto tanto los desarrollos tecnológicos como las políticas de la UE. Sin embargo, “sin materiales de entrada estables y de alta calidad, los esfuerzos de la industria para alcanzar los objetivos pueden verse obstaculizados”, advierte PRE.

Falta inversión en muchas plantas de clasificación, donde todavía no se termina de clasificar bien mucho material de entrada.

Durante algunos años, la UE ha estado registrando una disminución en las exportaciones de residuos al mismo tiempo que los recicladores aumentaban sus capacidades instaladas hasta en un 60% en 4 años. La prohibición china a las importaciones de residuos plásticos y el fortalecimiento de los controles en el marco del Convenio de Basilea, así como la decisión de la OCDE sobre los movimientos transfronterizos de desechos exportados; consiguieron reducir las exportaciones europeas de 3 millones de Tms. en 2014 a 1 millón de Tms en 2021. A pesar de todo ello, “el aumento en el precio del material clasificado, impulsado por los crecientes precios de los materiales reciclados, está provocando que a día de hoy no lleguen a los recicladores cantidades sustanciales de residuos adicionales”, precisa la organización.

Europa ha aumentado un 60% su capacidad de reciclaje instalada en 4 años, pero falta material

PRE señala la importancia de aumentar la recogida de residuos específicamente destinados al reciclaje. De un total de 30 millones de Tms. de residuos plásticos recogidos en Europa para su clasificación, actualmente se destinan al reciclaje 9 millones de Tms. El resto, 21 millones de Tms. de residuos plásticos, se incineran o depositan en vertederos. Además, “las estadísticas muestran una brecha de 20 millones de Tms. entre la cantidad de residuos que se generan y los que se ponen en el mercado”.  Por ello, PRE pide “informes transparentes sobre la generación, recolección y clasificación de residuos para que las cantidades perdidas puedan identificarse y reciclarse”.

Aunque China ha prohibido las importaciones de residuos, Europa sigue enviando muchos desechos plásticos a recicladores de Vietnam, Malasia o Turquía; entre otros destinos.

Situación en España

Debería aumentarse la recogida de residuos específicamente destinados a reciclaje

“A nivel nacional, existe la misma sensación que la que traslada PRE”, confirma a Plasturgia Sostenible un importante reciclador español. “Además, hay mucha especulación por lo que los precios se incrementan mes a mes. El problema afecta a todos los materiales plásticos. Concretamente, nosotros trabajamos flexibles, pero dependiendo de las calidades, el problema afecta en mayor o menor medida a todos los materiales. Inyección, rotomoldeo u otros procesos que trabajan con plásticos más rígidos, están también sufriendo el problema”, detallan estas fuentes.

“Escasea el polietileno de alta densidad. También el polipropileno…Todo ello en una situación en la que la industria ha hecho un gran esfuerzo por aumentar su capacidad de reciclaje instalada hasta los niveles que se nos pedía. Pues bien, una vez que eso está ya hecho, ahora el problema que hay es que la capacidad de selección de las plantas de clasificación y de tratamiento de los gestores de residuos no termina de estar a la altura. Por otro lado, la industria tampoco está generando mucho más residuo debido a la situación económica. Así que muchas de las plantas que iban a ponerse a clasificar los productos y obtener nuevo material de mejor calidad para poder clasificarlo, pues no lo están haciendo”, añade un actor del mercado consultado.

PRE detecta brechas en los datos sobre generación de residuos y material puesto en el mercado, por lo que demanda informes transparentes donde las cantidades que faltan puedan identificarse y reciclarse.

El problema afecta a todos los materiales plásticos

“Lamentablemente, todavía se está incinerando mucho plástico”, recuerdan otras fuentes. “Hay plantas de residuos que todavía no están seleccionando muy bien el material porque no han invertido lo suficiente. El comunicado de PRE es totalmente correcto y acertado. Hay que mejorar todavía mucho la capacidad y calidad de selección. Hay todavía mucho plástico en las plantas que no llega a los recicladores. Esto es una cadena: recogida de los plásticos (gestores de residuos, principalmente) y después los valorizadores (recicladores) que compran esos residuos y los transforman en granza o materia prima que es reutilizable. El problema es que cuando el reciclador va a sus proveedores se encuentra con que el material escasea”.

Las mismas fuentes coinciden, al igual que PRE, en señalar otra de las aristas del problema: la exportación de residuos plásticos. “Todavía hay mucho residuo que se va fuera. Mucho desecho plástico sale de Europa y se va a Asia. Ya no a China, que lo ha prohibido. Pero, por ejemplo, a Vietnam se continúa exportando. Recicladores plásticos de Turquía o Malasia se están quedando con residuos plásticos europeos que podrían servirnos aquí para valorizar. ¿Por qué sucede esto? Porque allí no hay medidas medioambientales tan exigentes como las de aquí. Debe promoverse cada vez más un reciclaje nacional, de proximidad si quieres llamarlo así”, ha argumentado un destacado reciclador plástico.

Consultar sobre este tema