La EFSA aprueba 28 nuevas tecnologías y procesos de reciclaje plástico

El mercado necesita incrementar el volumen de materia prima reciclada disponible y estas aprobaciones ayudarán a los fabricantes a encontrar material de calidad.

PRIMERAS MATERIAS

La mayoría relativas al PET y varias para España

La EFSA aprueba 28 nuevas tecnologías y procesos de reciclaje plástico

21 de junio del 2022

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha aprobado 28 solicitudes sobre tecnologías y procesos de reciclaje de desechos de envases y utensilios plásticos, todos ellos para aplicaciones en contacto con alimentos. El PET protagoniza 26 de las solicitudes aprobadas, que responden a peticiones formuladas por compañías como EREMA, NGR, STARLINGER o NOVAPET, entre otras firmas. Las otras dos solicitudes aprobadas tienen que ver con procesos de reciclaje de flujos específicos de residuos como, por ejemplo, tapones de botellas de HDPE.

Las nuevas aprobaciones sobre reciclaje plástico permitirán al sector seguir avanzando en el cumplimiento de los objetivos del Pacto Verde Europeo.

El visto bueno de la EFSA es obligatorio para que un plástico reciclado o un aditivo pueda después utilizarse en aplicaciones en contacto con alimentos. Todos los procesos y tecnologías relativos al PET que ha aprobado la EFSA recientemente utilizan como material de entrada escamas de PET lavadas y procedentes de envases de alimentos y bebidas posconsumo que fueron introducidos en la cadena de reciclaje a través de recogida selectiva en contenedores y sistemas de depósito. El rPET producido a partir de este material puede utilizarse en envases de alimentos y bebidas en una proporción de hasta el 100% y almacenarse a largo plazo a temperatura ambiente. Asimismo, este rPET puede ser utilizado en procesos tanto de llenado en caliente como en frío.

Todas las aprobaciones son para aplicaciones en contacto con alimentos

NOVAPET (España), LuxPET (Luxemburgo) y MOPET (Alemania) han recibido entre estas últimas aprobaciones el visto bueno para utilizar una tecnología denominada polimetría. En este proceso, los copos lavados y secados se introducen en una extrusora sin ventilación y bajo presión atmosférica. Una vez en la extrusora, la masa ya fundida se filtra. Después, el plástico se extruye y peletiza. Los gránulos van alimentando un reactor en el cual cristalizan. Una vez cristalizados, alimentan otro reactor en el que son expuestos a altas temperaturas y a un flujo de gas inerte durante un tiempo que, al igual que la temperatura, puede variar en función de las propiedades que se busquen en el material final.

Todas las aprobaciones sobre procesos de reciclaje relativos al PET utilizan material de entrada procedente de la recogida selectiva en contenedores y sistemas de depósito.

26 aprobaciones son de PET y otras 2 para flujos específicos como tapones de HDPE

Fuentes del sector a las que Plasturgia Sostenible pudo tener acceso, demandaban a la EFSA en 2021 mayor celeridad a la hora de aprobar estas solicitudes. “La inacción regulatoria está amenazando a la cadena de valor de las aplicaciones plásticas en contacto con alimentos y a su capacidad de cerrar verdaderamente el círculo y cambiar a una economía circular”, señalaban estas fuentes, que mencionaban “autorizaciones que llevan años pendientes”. “Esta ausencia de autorizaciones tiene también un impacto negativo en la armonización regulatoria para los miembros de la UE, genera incertidumbre y una carga innecesaria para la cadena de valor en la producción y utilización de materiales plásticos reciclados hasta tal punto que la industria del PET corre el riesgo de no alcanzar los objetivos establecidos para 2025. […] La situación está limitando la inversión en Europa para instalar nuevas capacidades de reciclaje. […] El cierre de instalaciones también es una amenaza”.

En España, se han aprobado una solicitud de NOVAPET, otra de NOSOPLAS, OMT, la ampliación de TORREPET-VEOLIA o PLASTIPACK, entre otras
El visto bueno de la EFSA es obligatorio para utilizar el material en contacto con alimentos

La aprobación de estas 26 solicitudes permitirá al sector plástico europeo seguir avanzando en la consecución de sus objetivos, muy especialmente al sector del PET. En relación a los supuestos retrasos en las aprobaciones, fuentes conocedoras de la industria del PET europea han explicado a Plasturgia Sostenible que “en algunos casos, la EFSA solicita documentación adicional y ello hace que se retrase la emisión del informe favorable. No es culpa de la EFSA, es culpa del solicitante que no presenta correctamente la documentación y tiene que presentar documentos adicionales. Esto ocurrió en una etapa en la que los proyectos se realizaban por los propios solicitantes. En la actualidad, las empresas proveedoras de instalaciones llave en mano tienen proyectos tipo que se aprueban de inmediato porque reúnen todos los requisitos. En España, no solos se ha aprobado la solicitud de NOVAPET, también la de NOSOPLAS, OMT, la ampliación de TORREPET-VEOLIA o PLASTIPACK, entre otras”. Las mismas fuentes han asegurado no conocer “ningún caso de retraso injustificado, excepto en los inicios de 2011 en los que hubo una saturación”.

Consultar sobre este tema