PRECIOS

Las fuertes subidas de precios contrajeron la demanda de film retráctil de polietileno en el segundo bimestre

23 de mayo del 2022

Los fuertes encarecimientos del film retráctil de polietileno en marzo y, sobre todo, en abril, han terminado por perjudicar la demanda, que ha venido siendo bastante más floja que en los meses anteriores. Los suministradores, influidos por una mayor presión en los precios de polietileno, se han visto precisados a subir sus tarifas del semielaborado en la medida en la que los costes de producción se han ido incrementando. Los compradores, por su parte, o han intentado agotar sus stocks y posponer sus pedidos, o han adquirido solo lo que han ido necesitando. En general, han descendido las compras programadas y por previsión.  

Las tarifas de film retráctil aumentaron significativamente en marzo y más aún en abril, alcanzando niveles máximos históricos. En marzo, la mayor parte de los suministradores incrementaron sus tarifas entre 90 y 200 €/Tm., como consecuencia del aumento de los costes de materiales y energéticos. Algunos de ellos consiguieron repercutirlo en su totalidad, pero la mayoría solo lo consiguió en parte, asumiendo una porción de mayores costes, que, sumados a los aceptados en anteriores meses, han ido estrechando considerablemente sus márgenes. 

En abril, tras la subida espectacular de 230 €/Tm. del precio del etileno, el del polietileno volvió a dispararse, lo que forzó a los fabricantes de film retráctil a repercutir de nuevo los costes de material, así como parte de los costes energéticos de transformación, que continuaron siendo muy altos en abril. Las subidas han variado entre los 250 y los 300 €/Tm., volviendo a alcanzar en el cuarto mes del año precios récord.

Las tarifas del film retráctil no han dejado de subir desde que se iniciara el pasado año, pero tras la guerra entre Rusia y Ucrania, las de las materias primas y los costes energéticos de producción y transformación se han desorbitado. Los altos precios del gas y la electricidad en toda Europa han presionado a los productores de polietileno (PEBD, PEBDL y PEAD) y transformadores a aplicar recargos energéticos que se han ido concatenando. El aumento de los precios no solo ha afectado a los márgenes de los productores de PE, sino también a los transformadores, que desde el inicio de marzo han recibido ofertas con incrementos en los precios del polietileno de tres dígitos.

Ante el aumento de los costes de material y energéticos propios, los extrusores “no siempre hemos podido repercutirlos en su totalidad. La demanda ha sido floja; los clientes que tenían stock han intentado apañarse y agotarlos y aquellos que carecían de existencias en sus almacenes, han ido comprando lo que han ido necesitando y en muchos casos bajo pedido y con urgencia”, señala uno de los extrusores. “Es una locura; nos han subido todos los costes y los clientes dicen que no pueden hacer frente a los incrementos. La demanda en marzo y abril ha sido muy floja; los clientes que han llegado a comprar lo han hecho en pequeñas cantidades, tan solo lo que van necesitado”, ha añadido otro fabricante de film retráctil.

La disponibilidad ha sido amplia en marzo y abril, pese a que algunos extrusores han descendido su producción, sobre todo en abril.

Un 75% de los agentes de este sector que han sido consultados considera que el precio del film de agrupación ha acumulado un aumento de entre 320-450 €/Tm., entre marzo y abril, mientras que un 15% cree que el encarecimiento puede haber sido mayor y un 10% es incapaz de valorar la subida de tarifas, pues opina que hay bastante especulación. En la mayor parte de los casos, los encarecimientos más fuertes del film retráctil los han acometido aquellos fabricantes que apenas variaron sus tarifas en el primer bimestre del año, pese a las subidas de los costes que ya se venían produciendo, aunque en menor medida.

Compradores y vendedores adquirieron y ofrecieron film retráctil de polietileno en marzo y abril a 2.350, 2.390, 2.400, 2,450, 2.490, 2.500, 2.550, 2.590. 2.600, 2.650, 2.680, 2.700, 2.750, 2.770, 2.800, 2.830 e incluso más caro, a entre 2.900 y 3.000 €/Tm., dependiendo de los materiales.

El precio medio del film retráctil de polietileno se situó en torno a 2.540 €/Tm. en marzo, oscilando entre los 2.350-2.570 €/Tm. (precio de fábrica) y entre 2.580-2.670 €/Tm. (precios al cliente final). También hubo algunas ofertas a precios más bajos y altos.

En abril el precio medio volvió a dispararse tras las subidas generalizadas aplicadas por los vendedores, alcanzando un nivel medio de 2.705 €/Tm. Los precios registrados en abril bascularon entre los 2.600-2.690 €/Tm. (precio de fábrica) y entre 2.700-2.800 €/Tm. (precios al cliente final). 

Ante estos precios, difícilmente soportable por los consumidores, la demanda en general ha decrecido en marzo y sobre todo en abril, acumulando entre ambos meses una caída de un 25-30%, en relación con los meses anteriores. Aunque algunos agentes del sector estimaron en febrero que en marzo la demanda se reactivaría, debido al mayor consumo esperado en abril con motivo de la Semana Santa, no ha sido así. En cambio, aquellos que vaticinaban que el conflicto en Ucrania conllevaría una contracción del consumo y con ello la demanda, parecen haber acertado de pleno.

Aunque la demanda de film retráctil ha descendido en general, la bajada ha dependido del mercado de aplicación; mientras que la demanda de la industria alimentaria no ha bajado tanto, la de otros sectores, como el de automoción, construcción o electrónica, ha continuado contrayéndose significativamente.

El encarecimiento progresivo del polietileno virgen está haciendo que algunos fabricantes de film comiencen a considerar seriamente la necesidad de incorporar material reciclado. Esta nueva situación podría impulsar y acelerar la economía verde en este sector, al igual que en otros mercados.

Consultar sobre este tema