Termoplásticos de gran consumo

Los fuertes recortes de precios de algunos termoplásticos de gran consumo no logran reactivar la demanda

15 de julio de 2022

Excepto los de poliestireno y PET, que están esquivando la espiral descendente, los precios del resto de termoplásticos de gran consumo han caído en la primera mitad de julio más que los de sus materias primas. Los abaratamientos, que han llegado a alcanzar los 150 €/Tm., con respecto a finales de junio, no han estimulado la demanda.

A falta de demanda, el mercado se entretiene sopesando la pérdida de paridad del euro, con respecto al dólar, por primera vez en más de 20 años. El debilitamiento de la divisa europea, que encarece las importaciones europeas, lleva camino de asentarse en los próximos meses.

La caída del precio de la nafta a niveles de finales de enero es otro factor que tampoco está influyendo para reactivar el consumo.

Los vendedores de polietileno estaban terminando de digerir rebajas de hasta 150 €/Tm., cuando a mediados de julio han empezado a barruntarse reducciones de hasta 200 €/Tm., con respecto a los precios de junio. Polietileno de baja densidad ha comenzado a ofrecerse a poco más de 1.700 €/Tm. y polietileno de alta densidad a 1.500 €/Tm., pero la demanda sigue anodina.

La caída de 200 €/Tm., y en algún caso más, del precio del polipropileno no ha servido para estimular la demanda en la primera mitad de julio, que sigue pusilánime. Hace casi año y medio que la poliolefina no se vendía tan barata como ahora.

Los transformadores tienen miedo a comprar termoplásticos y están a la expectativa en un ambiente precrisis.

La existencia de una actividad bajo mínimos marca la actualidad del mercado de poliestireno, cuyo precio ha vuelto a subir en julio. A pesar de que el encarecimiento está siendo sustancialmente menor que el del monómero, los transformadores reconocen que no pueden asumir el actual nivel de tarifas.

Ha habido vendedores de PVC que han conseguido evitar, al menos de momento, perder márgenes en un mes de julio caracterizado por un consumo débil y una amplia disponibilidad en el mercado, a la espera de nuevos abaratamientos a lo largo de los próximos meses.

Los productores de PET han persistido en sus intenciones de elevar los precios. Pese a encontrarse el mercado en temporada alta, las elevadas tarifas de la resina están limitando ventas

••••

Pese a que los precios del polietileno de baja densidad han seguido bajando, la demanda no se ha recuperado, como esperaban los vendedores. El abaratamiento del polímero ha oscilado entre 120-150 €/Tm. a mediados de julio, rebasando los 100 €/Tm. de la caída del precio del etileno. Los precios al contado han caído aún más en la segunda semana completa de julio. Los transformadores repiten constantemente que el consumo ha bajado considerablemente en los últimos meses y que no tienen necesidad de comprar grandes volúmenes. Algunos de ellos apuntan que han comprado o van a comprar con vistas a estar cubiertos de cara a septiembre y todos ellos esperan que los precios continúen bajando porque consideran que “aun están muy altos”. La oferta de material europeo es amplia y la disponibilidad de producto importado de EE.UU. y Oriente Medio ha mejorado. A los compradores les están llegando múltiples ofertas por parte de los distribuidores, tanto de material europeo como importado de fuera de Europa. Mientras que algunos transformadores han reducido su producción debido al reducido consumo, otros están gestionando sus existencias con sumo cuidado, limitando las compras. También los distribuidores están siendo muy prudentes con sus niveles de existencias. Para algunos actores del sector las previsiones apuntan, pues, a una débil demanda en lo que resta de julio y agosto, mientras que otros, más esperanzados, confían en que se avive: “Hay transformadores que aún cuentan con stock y están esperando que los precios bajen aún más en las próximas semanas para comprar. Otros compran y comprarán lo que van necesitado y otros han comprado y seguirán comprando para arrancar septiembre con material en sus almacenes. Que se termine activando la demanda más o menos, dependerá de las necesidades de hacerse con material y de los precios que estén dispuestos a pagar”, señala uno de los distribuidores que ha sido consultado. Al finalizar la primera quincena de julio, la cotización media del polietileno de baja densidad se ha mantenido, de momento, entre 1.930-1.980 €/Tm. También se han registrado precios de importación más bajos, que han oscilado entre los 1.890-1.920 €/Tm., así como precios de oportunidad a entre 1.600-1.850 €/Tm. Asimismo se han registrado precios por encima de dicha horquilla, que han oscilado entre los 2.080-2.100 €/Tm.

••••

En la semana laboral del 11 al 15 de julio, los precios de polietileno de baja densidad lineal también se han visto presionados a la baja, acumulando un descenso de entre 100-150 €Tm. en la primera mitad de julio. Los precios de contrato están en negociación, aunque inicialmente se han aceptado rebajas de 100 €/Tm., por término medio, con respecto a junio. Los precios de oportunidad están disminuyendo más que los de contrato; a mitad de este mes ya eran entre 100-160 €/Tm. más bajos que en junio y algunos vendedores están decididos a impulsar sus ventas disminuyendo aún más los precios. Un exceso de PEBDL buteno lo ha abaratado 150-160 €/Tm., tanto como lo ha hecho el hexeno, aunque su oferta está más equilibrada. Los precios del PEBDL octeno también se han reducido, aunque de momento hasta 100 €/Tm. Los precios al contado del PEBDL metaloceno, en cambio, se han mantenido estables, al menos los más bajos. La demanda, en general, ha sido más débil de lo esperado, aunque la de buteno ha sido menor que la de hexeno y octeno. También ha descendido la demanda de PEBDL metaloceno por parte de los extrusores. Aunque las expectativas de crecimiento de la demanda han comenzado a diluirse entre los vendedores, no se espera que este mes decaiga más. Algunos suministradores creen que las compraventas de PEBDL continuarán siendo en agosto más bajas de lo esperado, mientras que otros pronostican que se producirán compras de reposición para cubrir las necesidades de producción a partir de septiembre. La disponibilidad es más amplia que hace unas semanas. Están llegando importaciones de EE.UU. y Oriente Medio y se espera que sigan fluyendo en lo que resta de verano. Al finalizar la primera quincena de julio el PEBDL buteno se cotizaba a entre 1.730-1.780 €/Tm. y también más caro, a 2.000-2.100 €/Tm. Se han registrado precios de oportunidad que han oscilado entre los 1.600-1.700 €/Tm. El precio del PEBDL hexeno ha variado entre 1.850-1.900 €/Tm., y más caro, oscilando entre 1.930-2.180 €/Tm. También se han registrado ofertas al contado que han oscilado entre los 1.700-1.850 €/Tm. El PEBDL octeno se ha cotizado a entre 2.370-2.430 €/Tm. También se han registrado ofertas más económicas, que han oscilado entre 2.050-2.100 €/Tm., y más caras, a entre 2.500 y 3.000 €/Tm. para aplicaciones específicas. PEBDL metaloceno se ha ofrecido a partir de 1.985 €/Tm. el pasado día 15, aunque también hubo oportunidad de adquirirse a 1.950 €/Tm. En la banda alta de precios, el metaloceno se ofrecía a 2.140-2.200 €/Tm., e incluso por encima de los 2.500 €/Tm. para aplicaciones especiales.

••••

Definitivamente, la caída de precios acaecida desde finales de mayo en el mercado del polietileno de alta densidad no está dando los resultados que tanto productores, como distribuidores, esperaban. La floja demanda, acentuada a lo largo del segundo trimestre, parecía tener su fin con la llegada del séptimo mes del año, cuando extrusores y transformadores necesitados de material aprovecharían precios todavía más bajos para reponer sus stocks y pasar una temporada estival sin muchos sobresaltos. Pero la realidad del mercado, una vez cumplida la primera mitad de julio, se aleja de este escenario. Pues, a pesar de que los precios han seguido goteando cada día durante julio, y se han llegado a ofrecer diferentes tipos PEAD incluso por debajo de 1.500 €/Tm., la demanda sigue sin reaccionar y tan solo unos pocos se han decidido a asegurarse material para ir tirando, por lo menos hasta mediados de septiembre. “La demanda la seguimos encontrando bastante tranquila y tenemos la sensación de que la gente quiere esperar a que pasen las vacaciones y tirar mientras del stock que les queda”, dijo a P&C un importante distribuidor de resinas que añadió: “Me cuentan los clientes que les ha bajado mucho la producción y que apenas están sacando pedidos, por lo que ellos mismos tampoco tienen necesidad de adquirir material ahora mismo”. Por lo tanto, los presagios a una recesión del consumo debido a la elevada inflación empiezan a afianzarse en el mercado de los termoplásticos de gran consumo, incluso en sectores tan importantes como el de alimentación. “Hay un ambiente precrisis, como si hubiera una depresión sobrevolando que no se sabe cuándo se va a hacer efectiva y está todo el mundo muy contenido, como con miedo a comprar”, expuso un actor consultado. Un temor a que la compra se convierta en una mala transacción, como ya se ha visto con algunas importaciones. “Alguno se ha llevado un buen escarmiento porque importó producto durante los meses de abril y mayo, y les ha llegado ahora a precios altísimos”, informó una fuente consultada. De este modo, en la semana del 11 al 15 de julio, el precio medio del polietileno de alta densidad para extrusión de film era de entre 1.530 y 1.650 €/Tm. En cuanto al PEAD para soplado, la cotización media oscilaba entre 1.545 y 1.695 €/Tm. Por su parte, el polietileno de alta densidad para inyección se vendía a un precio medio de entre 1.575 y 1.725 €/Tm., en función del grado y el proveedor.

••••

Tal y como se esperaba, las tarifas del polipropileno han seguido descendiendo en el transcurso de julio y las bajadas en el ecuador del mes ya superaban ampliamente a las del monómero. La demanda, que esperaba con anhelo precios más económicos en este séptimo mes del ejercicio y dejar sus almacenes llenos antes de irse de vacaciones, duda ahora de si es buen momento para operar. “El precio del PP ha bajado más que el del monómero y aunque a primeros de mes se vieron algunas transacciones, no veo ahora síntomas como para comprar con alegría”, informó un vendedor nacional de polímeros. Pues al igual que en el mercado del polietileno, el consumo está mostrando signos importantes de debilitamiento, y muchos transformadores no ven la necesidad de comprar si sus clientes no están solicitando pedidos. “Yo creo que están todos un poco a la expectativa de a ver qué pasa e incluso esperando a que los precios bajen más”,  dijo a nuestra revista un destacado analista del mercado que añadió: “Las bajadas se están convirtiendo en una batalla de subastas, incluso vendiendo a pérdidas muchos de ellos”. Una guerra de subastas que no obedece a ninguna lógica y genera mayor temor y confusión entre los actores del mercado. “Yo me he encontrado precios en el mercado bastante locos”, mencionó un fabricante de envases y especificó: “Algunos proveedores están bajando tanto los precios que se pueden encontrar homopolímeros con tarifas inferiores a 1.600 €/Tm., y copolímeros por debajo de 1.650 €/Tm.” Unos precios en el mercado spot ampliamente más bajos si los comparamos con los que se negociaban hace apenas tres meses, favorecidos por una sobreoferta que los distribuidores no terminan de colocar. “Todos los distribuidores tenemos los almacenes llenos y debido al frenazo del consumo no somos capaces de sacar el material, ni aun perdiendo nuestro margen”, dijo un vendedor consultado. Por lo tanto, al cierre de la primera quincena de julio, el homopolímero rafia se cotizaba por término medio entre 1.450 y 1.500 €/Tm. En cuanto al material para extrusión de film costaba entre 1.610 y 1.670 €/Tm., mientras que el homopolímero para inyección se vendía en nuestro país a un precio de referencia de entre 1.600 y 1.720 €/Tm., en función del grado y el vendedor. El copolímero bloque se negociaba en una horquilla de entre 1.690 y 1.770 €/Tm., y el copolímero random se cotizaba a entre 1.720 y 1.855 €/Tm., dependiendo del suministrador y el volumen de compra.

••••

Tal y como habían previsto los actores del mercado de poliestireno, el repunte medio de las tarifas se está quedando lejos de los 155 €/Tm. que se ha encarecido el contrato mensual de estireno. Así, la mayor parte de las operaciones se están cerrando con un incremento de alrededor de 70 €/Tm., con lo que los suministradores asumen una significativa pérdida de márgenes a las puertas de las vacaciones. Por lo tanto, la cotización del grado de uso general se sitúa alrededor de los 2.600-2.650 €/Tm., mientras que el tipo de alto impacto se adquiere por 2.690-2.740 €/Tm. en el ecuador de julio. A pesar de ello, los transformadores expresan su malestar porque ven imposible aceptar cualquier aumento de precios teniendo en cuenta los niveles previos. “No tiene sentido ningún tipo de subida de tarifas ahora; a muchas empresas no nos va a ser posible seguir con nuestra actividad”, lamenta uno de ellos. La debilidad de la demanda es extrema, hasta el punto de que hay compañías que ya transmiten su indiferencia ante la cuantía del encarecimiento. “Nuestro proveedor ha establecido el incremento en 160 €/Tm., fuera de toda realidad, pero da igual porque no vamos a realizar ningún pedido”, añade otra fuente consultada. Los compradores se agarran a que se puedan reajustar los precios a medida que las petroquímicas comprueben que no pueden dar salida a su estocaje hasta que no cambien el rumbo. La incertidumbre que se vive a nivel mundial tampoco anima la petición de importaciones.

••••

Los transformadores de PVC confían en que la tendencia descendente de los precios que acaba de instalarse en el mercado europeo tenga continuidad más allá del verano, ya que todas las previsiones apuntan a que los factores que actualmente han provocado un retroceso de las tarifas se acentuarán cada vez más. Lo curioso del sector de la resina en julio está siendo que la caída de los precios no ha empujado la actividad por el momento, ni parece que lo vaya a hacer a corto plazo. Con una demanda completamente anodina y una disponibilidad amplia de material, cabía pensar en una corrección de los precios mucho mayor de la que se ha establecido finalmente. Sin embargo, la falta de incentivos que tienen los proveedores para hacer esos descuentos ha limitado el abaratamiento. “Los suministradores saben que, aunque redujeran aún más las tarifas, el consumo no subiría, así que no les merece la pena”, subraya una fuente experta en este mercado. De este modo, las petroquímicas han conseguido atenuar el descenso de las tarifas, y dejarlo en una media de 50 €/Tm., evitando así perder márgenes. La cotización de la resina se mueve, por lo tanto, en el baremo de los 2.020-2.070 €/Tm. a día 15 de julio. No obstante, se tiene constancia de vendedores que sí que están rebajando su producto más allá de esos 50 €/Tm., aunque no supone la tónica habitual.

••••

El mercado del PET es un balanceo constante. Mientras que en los primeros días de julio los precios en el mercado spot se ajustaron en torno a los 1.750 €/Tm., a lo largo de la segunda semana del mes la cotización ha vuelto a repuntar un poco y ahora está más cerca de los 1.800 €/Tm. Así lo ha manifestado un actor, indicando que, a diferencia de otros termoplásticos, el PET es uno de los que todavía se mantiene a flote. “Los precios han subido esta semana alrededor de 20 y 30 €/Tm.”, dijo un distribuidor nacional y añadió: “Tanto la demanda, como el consumo gozan de mejor salud que otros termoplásticos, como pueden ser polietilenos y polipropilenos, aunque con una oferta bastante más ajustada”. Pues resulta que la demanda de granza virgen se ha visto acelerada, no solo por la temporada estival con el consumo de bebidas, sino también por la prominente falta de PET reciclado. “Muchos transformadores que no están encontrando PET reciclado en el mercado han comenzado a demandar granza virgen para sacar adelante sus pedidos”, indicó un comercial de resinas. Las previsiones de precios del PET a lo largo de la segunda quincena de julio son dispares. Mientras que algunas voces indican que las tarifas seguirán repuntando ligeramente en lo que resta de temporada veraniega, otros actores de la industria confían en que el precio se desinfle, aunque muy lentamente. “La tarifa del virgen apunta a la baja, pero desciende más lentamente de lo que los indicadores dicen”, en palabras de un fabricante de envases termoconformados. La cotización media del PET en el mercado de compraventas puntuales variaba al cierre de la primera quincena de julio entre 1.755 y 1.790 €/Tm., dependiendo de la cantidad y el proveedor. En cuanto al precio de la escama reciclada se ha mantenido entre 1.800 y 1.850 €/Tm. “La disponibilidad de la escama de botella es complicada, lo puede redundar en una calidad deficiente”, terminó diciendo uno de nuestros agentes.