PRECIOS

Los precios del film alimentario de polietileno y PVC subieron fuertemente en abril y se estabilizaron en mayo

7 de junio del 2022

Una nueva y fuerte subida de los precios en abril volvió a situar los precios del film de polietileno y PVC en niveles máximos históricos. En mayo, a raíz de la bajada de costes de los materiales, una gran parte de los fabricantes de estos semielaborados decidieron trasladar total o parcialmente este descenso en las tarifas de sus productos, aunque otros optaron por mantener invariables las del mes anterior. La demanda en general ha sido más floja de lo esperado y no ha habido problemas de suministro, aunque si se han llegado a producir algunas demoras.

Desde el último trimestre del pasado año, los fabricantes de film alimentario de polietileno y PVC se han visto empujados a ir transfiriendo los mayores costes de material, energéticos y de transporte mes a mes, o disminuir la producción. “Si quieres seguir produciendo y dando servicio a los clientes no queda otra opción que repercutir los costes de material, energéticos y de transporte, señala uno de los fabricantes de semielaborados que ha sido consultado, y que añade: “Para mantener el negocio, no estrechar aún más los márgenes o caer en números rojos, no nos queda otro remedio que repercutir los costes, aunque somos conscientes de que esos aumentos afectarán a los consumidores. Se está corriendo, lógicamente, el riesgo de que se acentúe aún más el descenso del consumo. En mayo los costes de material descendieron algo y nosotros repercutimos dicha bajada en nuestras tarifas, para animar la demanda y dar un respiro a nuestros clientes”.

Tal y como ya se preveía a finales de marzo, en abril volvieron a subir las tarifas del film alimentario de polietileno y PVC. La fuerte subida registrada en los precios de los materiales utilizados en la producción de ambos tipos de láminas, así como los altos costes de transformación que se han duplicado y en algunos casos hasta triplicado, han respaldado considerablemente las subidas de precios registrados al inicio del segundo trimestre del año.

Los precios del film alimentario de polietileno, que no dejaron de escalar en el primer trimestre del año, volvieron a aumentar entre 150 y 240 €/Tm. en abril, dependiendo de los materiales y aplicaciones. “En abril el polietileno volvió a encarecerse considerablemente y no nos quedó más remedio que repercutirlo de inmediato”, señala un extrusor.

En mayo, aunque el precio del polietileno descendió por primera vez en lo que va de año, no todos los proveedores redujeron las tarifas del film. “Nosotros hemos tenido que mantener los precios en mayo, pese a la bajada del coste del polietileno. En los meses anteriores asumimos una gran parte de los costes energéticos de transformación, disminuyendo sensiblemente nuestros márgenes, por lo que decidimos mantener nuestras tarifas en mayo con respecto a abril”, señala uno de los transformadores que ha sido consultado, mientras que otro extrusor argumenta: “En mayo no compramos material; contábamos con stock adquirido en abril y no podíamos vender el film alimentario más barato que en el mes anterior, por lo que mantuvimos los precios en mayo”. 

El precio del film alimentario de PVC, que no ha dejado de subir desde el mes de febrero, lo volvió a hacer en abril en torno a los 175-200 €/Tm. “El encarecimiento del PVC rondó los 150-200 €/Tm. en abril y a ello habría que añadir los mayores costes de energía y transporte. Es una locura”, señala uno de los extrusores, que añade: “En estas circunstancias no nos queda otra salida que repercutir las subidas de los materiales y parte de los costes de transformación a nuestros clientes, si queremos seguir produciendo”, corrobora otro fabricante de film de PVC, que precisa: “Somos conscientes de que estas subidas afectan a la demanda, pero la situación es muy difícil y tensa. Intentamos dar el mejor precio que nos es posible, pero la realidad es que los costes han subido exageradamente con respecto al pasado año y si queremos seguir produciendo y dando servicio, tenemos que repercutir las subidas inmediatamente. También trasladamos la bajada del precios del PVC en mayo, que aunque fue muy pequeña, creímos necesaria para animar la demanda”.

El precio del film alimentario de polietileno ha acumulado una subida de unos 450-500 €/Tm. en los cinco primeros meses del año, mientras que el del film alimentario de PVC se ha incrementado 430-460 €/Tm.

Aunque los abaratamientos del polietileno y del PVC en mayo suavizaron ligeramente las tarifas del film alimentario de ambos tipos, los pronósticos son inciertosr. Todos los agentes que operan en el sector apuntan a que los precios no pueden seguir subiendo, si no se quiere dañar gravemente el consumo, que ya se ha resentido.

La demanda en general no ha estado a la altura de las expectativas en estos meses del año. Los vendedores habían puesto sus esperanzas en un repunte estacional del mercado; sin embargo, no ha sido así y se ha notado una ligera desaceleración de la demanda. “El coste de la vida está aumentando y la cautela del consumidor es cada vez mayor.

Algunos fabricantes y distribuidores del film alimentario no descartan un descenso paulatino del consumo, si las tarifas continúan subiendo en los próximos meses. “Se ha empezado a notar un descenso de la demanda en los dos últimos meses, que está empezando a preocupar, ya que abril y mayo, en circunstancias normales, suelen ser buenos meses de venta”, señala un distribuidor.

La demanda ha sido bastante floja en abril y mayo para la mayor parte de los proveedores. En abril hubo dos semanas en las pareció levantarse la demanda, pero la mejoría duró poco, y en mayo fue aún menor que en abril.

No obstante, la experiencia no ha sido la misma para algunos vendedores, que consideran que la demanda en abril y mayo ha sido similar a la de marzo. “No hemos notado demasiada diferencia; la demanda se ha mantenido bastante estable desde que se iniciara este año, salvo en abril; pero lo consideramos normal, ya que las vacaciones de Semana Santa limitan todos los años la actividad en el país”, señala uno de los fabricantes de film alimentario.

Para otros, la demanda ha sido buena: “se ha incrementando, probablemente por la incertidumbre, poca disponibilidad y movilidad de los precios en esta familia de productos”, señala otro de los proveedores.

En lo que la mayoría de los fabricantes y distribuidores coinciden es que en los próximos meses de junio y julio es de esperar que la demanda se reactive, debido al mayor consumo habitual en los meses de verano. “Serán meses decisivos. Se espera que en junio y julio la demanda se reactive de cara a un mayor consumo en la época vacacional”, explica uno de los distribuidores. “Se esperan mayores compraventas en junio y julio, ya que en agosto cerramos parte del mes y los compradores querrán aprovisionarse para contar con stock en agosto”, informa otro de los fabricantes de film alimentario. 

Algunos compradores de film alimentario han estado poniendo la lupa en las distintas ofertas que les han ido llegando, en un intento de reducir sus costes en la medida de lo posible. En algún caso se ha comprado más “por precio” que “por calidad”.

Se estima que en abril y mayo el 69% de los suministradores disminuyó sus ventas entre un 8-15%, con respecto a marzo; mientras que un 24% las mantuvo invariables y un 7% las aumentó en torno a un 5-10%.

La demanda, que se ha resentido sensiblemente en abril y mayo con respecto a marzo, también lo ha hecho con respecto a los mismos dos meses del año anterior, descendiendo entre un 15-20% para el 65% de los suministradores que han sido consultados.

La disponibilidad de filme alimentario de PE y de PVC fue amplia en abril y mayo, aunque se reconoce que se han producido algunas demoras. No obstante, en esos dos meses la oferta y la demanda se han balanceado y actualmente no hay problemas de disponibilidad, pese a que algunos fabricantes han reducido su producción.

Esta reducción en la producción de film alimentario de polietileno se ha debido principalmente a la escasez de algunos tipos de polietilenos utilizados en estos semielaborados. La oferta de material ha sido de ajustada a muy corta. Especialmente ha habido dificultad de abastecimiento de polietileno de baja densidad lineal, sobre todo de metaloceno, octeno y hexeno. También las grandes subidas de precios tanto en PE, como en PVC, han incidido en aminorar la producción de estos film alimentarios.

La importación de filme alimentario de PE y PVC continúa bastante frenada, debido a que no se han resuelto los problemas logísticos. El coste de los contenedores y las demoras de transporte continúan obstaculizando la importación de películas de países como 

debajo de dicha horquilla, entre 2.850 y 3.000 €/Tm. y también por encima, Malasia, China y Turquía, entre otros. “Las demoras son de varios meses y a veces no compensa traer estos productos de tan lejos”, señalan desde una de las empresas importadoras que comercializan estos productos, y que añade: “Desde hace unos meses, hemos tenido que intensificar las compras de filme alimentario europeo, para poder dar servicio a nuestros clientes”.

En abril, el precio medio del filme estándar de PE de uso alimentario (50 cms. de ancho por 200 mts de largo, transparente, y con un espesor de 23 micras) se situó en torno a los 3.295 €/Tm., basculando las ofertas entre 3.100 y 3.490 €/Tm.  También hubo precios por debajo de dicha horquilla, entre 2.900 y 3.090 €/Tm.

En mayo, el precio medio del filme estándar de PE de uso alimentario (50 cms. de ancho por 200 mts de largo, transparente, y con un espesor de 23 micras) se situó en torno a los 3.235 €/Tm., basculando las ofertas entre 3.050 y 3.420 €/Tm.  También hubo precios por llegando incluso a los 3.700 €/Tm.

Las tarifas varían sensiblemente, también, según el volumen de compra, el tipo o tipos de polietileno utilizado en la extrusión (de baja densidad, buteno, octeno, hexeno, metaloceno), del porcentaje de cada tipo de polietileno en la formulación, calidad de los materiales, del espesor, del tamaño del filme, colores e impresión, etc.

Cuando se utilizan materiales más técnicos que ofrecen mayores propiedades, el precio aumenta. Se ha llegado a ofrecer filme alimentario de polietileno de gran calidad y grandes prestaciones, acabado e impreso, a más de 4.000-4.500 €/Tm.

La misma tendencia que se ha observado en las de polietileno, se ha registrado en las tarifas de film alimentario de PVC estándar automático de 12, 14 y 18 micras. En abril los precios subieron considerablemente y en mayo se suavizaron deslizándose tímidamente a la baja.

En abril las tarifas de film alimentario de PVC, se incrementaron por término medio 175 €/Tm. El precio medio en abril se situó en torno a los 3.710 €/Tm., basculando las ofertas entre los 3.510 y los 3.910 €/Tm.; si bien se registraron ofertas más bajas entre 3.390 y 3.450 €/Tm. y también más altas, que no han llegado a superar los 4.250 €/Tm. En mayo las tarifas de film alimentario de PVC estándar disminuyeron en torno a los 30 €/Tm. El precio medio se situó en los 3.680 €/Tm., variando las ofertas entre los 3.490 y los 3.870 €/Tm. También se registraron ofertas por encima de los 4.280 €/Tm.

Consultar sobre este tema