Termoplásticos reciclados de gran consumo

A pesar de que la oferta sigue siendo limitada

Los precios del residuo de PP bajan

29 de junio de 2022

La reducción de costes del polímero virgen y un mayor consumo de polipropileno en la época primaveral, han rebajado las tarifas del residuo (scrap) de PP por primera vez desde que comenzara el ejercicio. En concreto, en el global de mayo y junio, la cotización de las mermas postindustriales, tanto natural, como de color negro, disminuyó entre 150 y 200 €/Tm.

No obstante, las dificultades que los recicladores siguen encontrando a la hora de abastecerse de materia prima continúa siendo inquietante. “Hay una escasez brutal; es muy complicado conseguir material y muy difícil estar a la altura de las ventas, porque tenemos pedidos en espera desde hace un montón de tiempo”, dijo a P&C un reciclador levantino.

Una situación de desabastecimiento que está cambiando la forma de trabajar de muchas empresas recicladoras de termoplásticos, cuyos proveedores piden su propio residuo para volverlo a utilizar. “Hay ahora una tendencia en la que muchas empresas te piden otra vez el scrap”, informó un recuperador de polímeros y explicó: “Hasta el momento, nosotros les comprábamos el residuo y luego lo vendíamos a otras empresas, y ahora, se lo devolvemos triturado o incluso granceado”. 

En mayo, el precio medio del residuo (scrap) de polipropileno natural de origen postindustrial variaba entre 725 y 975 €/Tm., mientras que el residuo de PP negro se cotizaba a entre 445 y 685 €/Tm.

Al cierre del mes de junio, las tarifas del residuo (scrap) de PP natural fluctuaban en una horquilla media de entre 625 y 875 €/Tm., en función de la procedencia y calidad, mientras que el residuo de polipropileno negro postindustrial se estaba negociando en una banda de referencia que oscilaba desde los 345, hasta 585 €/Tm.

Las previsiones a corto plazo contemplan más oferta de polipropileno virgen, pero también más demanda de residuos y reciclados, por lo que la activación del consumo será determinante para sanear el mercado y ampliar el volumen de mermas postconsumo y postindustriales. 

“Hay que ver como afrontamos este panorama para estar a la altura, porque se espera más demanda aún y hay empresas que se van a quedar atrás, como pasa en todas las industrias”, terminó diciendo una fuente consultada.