PRECIOS

Los suministradores de fibra de vidrio y resina de poliéster aprovechan la temporada de consumo para subir de nuevo las tarifas

1 de junio del 2022

Las subidas del precio de la fibra de vidrio y la resina de poliéster han continuado a lo largo del quinto mes del año. La temporada de consumo veraniega, principalmente en piscinas y reformas en las viviendas, entre otros, ha alzado la cotización de estos materiales hasta la barrera de los 3.000 €/Tm. en la mayoría de los casos, y las previsiones de cara al próximo mes de junio son de continuar con esta tendencia alcista.

Según los actores del mercado consultados por P&C, en los últimos treinta días, la cotización de la fibra de vidrio ha crecido alrededor de un 12%, lo que equivale a una subida media de entre 300 y 400 €/Tm., según el proveedor. “Yo pido tarifas y lo único que veo son subidas. Pienso que los precios todavía no han tocado techo porque la época de mayor consumo acaba de comenzar y no veremos cierta estabilidad hasta la recta final del verano”, dijo una empresa de manipulación y creación de piezas de poliéster.

El precio de la fibra de vidrio con gramaje entre 450 y 300 era a finales del quinto mes del año de entre 2.900 y 3.000 €/Tm., mientras que la cotización media de la fibra de gramaje 100 era de unos 2.885 €/Tm.

Por su parte, la resina de poliéster ortoftálica podía adquirirse en mayo a un precio medio de entre 3.200 y 3.350 €/Tm., y la resina isoftálica se comercializaba entre 3.650 y 3.800 €/Tm. “La tarifa de la resina de poliéster sigue disparada y creo que es debido a las dificultades que están atravesando los productores para suministrarse de ácido maleico”, expuso un comprador habitual de resina.

En cuanto a la resina de viniléster, muy usada en ámbitos industriales y de la construcción, su banda de precios variaba en el mes de mayo desde los 8.000, hasta los 9.000 €/Tm.

Estas subidas constantes de precios están impidiendo a los fabricantes de piezas de poliéster hacer previsiones de cara a sus clientes y aunque aseguran que “hay suministro”, también coinciden que se van alargando los plazos de entrega de material. “Desconozco el motivo real de por qué se alargan”, dijeron.  
Además, aunque hay trabajo, el consumo ha bajado en comparación a años anteriores. “Tenemos trabajo, pero esto es un sube y baja por parte de los clientes. Hoy tienes mucha faena y mañana no tienes nada”, terminó diciendo una compañía de revestimientos.

Consultar sobre este tema