Termoplásticos reciclados de gran consumo

Los trituradores de PVC aguantan las tarifas, a pesar del abaratamiento del virgen

15 de julio de 2022

La tarifa del policloruro de vinilo -PVC- triturado ha dejado de incrementarse y se ha mantenido estable en el inicio del verano. A pesar de este cambio de dinámica, los trituradores han conseguido neutralizar el efecto de la bajada de los precios de la resina virgen, gracias principalmente al buen comportamiento de la demanda, según han señalado las diversas fuentes del sector consultadas por ‘P y C’.

Después de alcanzar niveles máximos de precios, todo apunta a que la tarifa del PVC recuperado ha tocado techo, tras confirmarse una repetición de los precios durante el mes de julio. Dicha estabilidad choca con lo ocurrido en el mercado del polímero virgen, donde se ha registrado un significativo abaratamiento. “No nos hemos visto forzados a bajar las tarifas del triturado porque en su momento el virgen se revalorizó mucho más que el recuperado”, argumenta un suministrador español.

Con todo ello, la cotización media del triturado natural se sitúa en el rango de los 1.300 a los 1.480 €/Tm., si nos referimos al laminado y también al que se utiliza para blíster, porque hay productos de muy baja calidad que están incluso por debajo de los 600 €/Tm. Por su parte, el valor del negro se mueve sobre los 1.170-1.330 €/Tm., similar al producto de colores mezclados para gris, durante los albores de julio. También se puede encontrar negro, de baja calidad y utilizado para relleno, por 300-400 €/Tm. La tarifa del recuperado rígido está alrededor de 50 €/Tm. por encima de la del producto flexible durante el séptimo mes del ejercicio.

El buen ritmo en el comportamiento del consumo está siendo clave para no tener que aplicar descuentos en los precios, ya que la tensión en la disponibilidad de producto, sin ser alarmante, continúa latente. “No hay problemas de abastecimiento como tal pero no sobra material”, subraya un analista al respecto.Las previsiones para el próximo mes de agosto auguran una extensión del periodo de estabilidad, y será en septiembre cuando, dependiendo de la evolución del resto de factores, podrían tener lugar modificaciones. “Parece que se descartan nuevas subidas, e igual en septiembre hay que realizar correcciones en los precios”, concluye un actor del mercado.