El diseño de los envases determina su capacidad de ser recolectados y clasificados en flujos apropiados.

Reciclados

Para ayudar a la industria a conseguir la circularidad

RecyClass publica el libro de diseño para el reciclaje

28 de junio de 2022

RecyClass ha publicado una guía práctica que aclara los conceptos de reciclabilidad y diseño para el reciclaje basándose en un enfoque científico. El documento está ya disponible para que todos los actores de la industria del plástico que trabajan en el diseño de envases puedan utilizarlo para que los productos que fabrican sean 100% reciclables.

Para elaborar la guía, se ha seguido un enfoque científico

RecyClass Design Book proporciona una explicación paso a paso y una guía sobre cómo diseñar envases de plástico rígidos y flexibles para que sean compatibles con el reciclaje y, en última instancia, hacerlos circulares. Se establecen principios generales y se explica cómo deben interpretarse las Directrices de diseño para reciclaje de RecyClass. Más allá de proporcionar información sobre cómo funcionan las Directrices de diseño para el reciclaje, el documento analiza también el funcionamiento de los procesos de clasificación y reciclaje, y cómo determinan la reciclabilidad de los envases.

El uso de colorantes, pigmentos y etiquetas afecta negativamente a la calidad del material reciclado.

Se analiza el funcionamiento de los procesos de clasificación y reciclaje

«El diseño para el reciclaje es un primer paso crucial para garantizar que un producto sea reciclable al final de su vida útil», destaca Paolo Glerean, presidente de RecyClass. “Esta guía ofrece información sobre cómo deben diseñarse los envases de plástico y cómo los diferentes componentes del envase influyen en su compatibilidad con el reciclaje. Este enfoque conduce a una mejor calidad del plástico reciclado y, por lo tanto, estimula su adopción en nuevas aplicaciones de embalaje”.

Hay que facilitar al consumidor el vaciado completo del envase. Cuantos más residuos queden, mayor cantidad de agua y energía serán necesarias para su reciclaje.

RecyClass Design Book es el resultado de la colaboración entre toda la cadena de valor del plástico representada principalmente por los miembros de RecyClass y sus partidarios, con el objetivo de proporcionar orientación científicamente verificada y basada en hechos con el objetivo general de fomentar un entorno positivo para la innovación que abre la puerta a un futuro plástico circular. “Las empresas, ansiosas por liderar el movimiento hacia la circularidad, ahora pueden buscar en RecyClass una caja de herramientas integral para comprender, evaluar y certificar la reciclabilidad de los envases de plástico y para hacer una transición efectiva de una economía plástica lineal a una circular”, ha explicado la organización.

Para RecyClass, un envase plástico es reciclable cuando se cumplen cuatro condiciones esenciales. Primero, el envase debe estar fabricado con plástico que después pueda ser recolectado para su reciclaje y tenga por lo tanto un valor en el mercado. Segundo, el envase debe poder ser clasificado e introducido en flujos y procesos de reciclaje bien definidos. Tercero, el envase debe poder ser procesado y reciclado mediante tecnologías de reciclaje disponibles comercialmente en el mercado. Cuarto y último, una vez reciclado el envase, el plástico obtenido constituye una materia prima válida para la fabricación de nuevos productos.

En la práctica, el diseño de los envases de plástico no solo determinará su capacidad para ser recolectados y clasificados en flujos apropiados. También afectará a la calidad del proceso de reciclaje y a los productos reciclados fabricados después. Por lo tanto, la industria debe garantizar que la circularidad del envase esté salvaguardada desde las primeras etapas del ciclo de vida del producto.

Los diferentes componentes del envase influyen en su compatibilidad con el reciclaje

El documento destaca la importancia de potenciar y maximizar la proporción que el envase contiene del principal polímero, evitando el uso de distintos plásticos para un mismo componente del envase. En este sentido, promueve, siempre que sea posible, el uso de soluciones monomaterial ya que la combinación de varios tipos de plástico en un solo envase no solo va a complicar su procesado, también la clasificación. Hay también que reducir el uso de colorantes, pigmentos y etiquetas ya que muchos de estos elementos no podrán eliminarse y/o afectarán negativamente a la calidad del material reciclado. Además, hay que facilitar al consumidor el vaciado completo del envase porque cuantos más residuos queden en el envase tras su vida útil, mayor cantidad de agua y energía serán necesarias para su reciclaje.

A día de hoy, RecyClass establece indicaciones para 16 tipos diferentes de envases plásticos. Los clasifica en los siguientes grupos: envases de HDPE y PP, HDPE y PP coloreados, PS, PET, bandejas de PET, films de PE y PP, films de PE y PP coloreados. La guía analiza como casos de estudio independientes dos soluciones monomaterial: en forma de tubo y en formato pouch.

La falta de aceptación de un diseño para el reciclaje da como resultado residuos plásticos de baja calidad.

RecyClass establece indicaciones para 16 tipos diferentes de envases plásticos

“El futuro circular de los envases plásticos depende de que todas estas mejoras puedan incorporarse de forma simultánea en cada etapa del ciclo de vida del envase”, subraya RecyClass. “El diseño es el primer paso para lograrlo. Hoy, la falta de aceptación de un diseño para el reciclaje da como resultado residuos plásticos de baja calidad y esto es un obstáculo para lograr la circularidad. Las empresas deben centrarse en el objetivo a largo plazo: diseñar envases que cumplan todos los requisitos técnicos y estéticos, al mismo tiempo que se salvaguarda su reciclabilidad. La industria va por el buen camino para lograrlo, pero los esfuerzos deben contar con mayor respaldo por parte de la cadena de valor y una mayor armonización y estandarización de los procedimientos para la gestión de residuos. También deben seguir realizándose continuamente pruebas y ensayos con tecnologías de reciclaje, tanto nuevas como ya existentes”.